lunes, 12 de junio de 2017

Washington Cucurto: 2 Poemas



Washington Cucurto






















McDonald’s


¡Gracias, Macsito de Pueyrredón y Juan Perón,
por bancarme las mañanitas a cambio de un café !

¡Gracias, bushísima cafetería del mundo moderno,
por atar mis pensamientos en el vidrio sucio de los locales del Once!

¡Sin ti, gran Macsito de chicas criollas y argentinas
(no todo es del Imperio) ¿Dónde estaría yo ahora?!

¡Gracias, Macsito, amigo del alma y de las circunstancias,
qué pena me da cuando la multitud con banderas del Che
vienen a romperte los vidrios y las persianas !


¡Macsito de la Empresa Bushista, viva tu imperialismo
de McCombo, medialuna y café.!



El motivo


No al dinero, en el fondo.
No a las propiedades y a las torres de las corporaciones.
No al deseo de navegar en un dique sin salida.
No a las calles con nombres de mujeres y el falo
en el centro de la ciudad.
La jovencita puso naranjas en un carrito de supermercado
y vende jugos exprimidos.
La mujer que limpia un auto.
La mujer que pide con sus hijos en brazos.
La mujer que envía un mail en un idioma desconocido.
La mujer que abusó de su maternidad.
La mujer que le quita los piojos a su hijita
con un peine fino y religioso.
La mujer que camina.
La mujer que estudia en la universidad
una carrera que no puede terminar.
La mujer que colgó los juguetes de su hijita
de una soga con broches de colores.
La mujer que consulta los mails.
La mujer que se enoja por pavadas,
la que exige sexo cuando quiere
y siempre aspira a lo mejor.
La mujer que nunca se arrepiente.
La mujer que dobla el cartón.
La mujer que encola el cartón.
La mujer de cada día.
La mujer que, en vísperas de su tiempo
(absolutamente femenina, absolutamente mujer)
lee un poema de Drummond de Andrade a la multitud feliz .
La mujer que lee un poema.
La mujer morocha, caderona,
maternal mía,
mal y canal
la mujer.


Wáshington Cucurto, (Quilmes, provincia de Buenos Aires, 1971). Poeta, narrador,  editor, artista plástico y gestor cultural. Dirige la editorial  Eloísa Cartonera. Ha publicado: Zelarayán, 1996, (poesía), La máquina de hacer paraguayitos, 1997, (poesía), Veinte pungas contra un pasajero, 2003, (poesía), Hatuchay, 2005, (poesía),Como un paraguayo ebrio y celoso de su hermana, poesía (2005,) Upepeté. Noticias del Paraguay, poesía, (2009), El tractor, poesía, (2009), Poeta en Nueva York, poesía, (2010), M, poesía, (2010), Cosa de negros, novela (2003), Noches vacías, cumbiela (2003), Panambí, cumbiela (2003), Fer, cumbiela (2004), La luna en tus manos, relato (2004),Las aventuras del Sr. Maíz, relato (2005), Hasta quitarle Panamá a los yanquis, novela (2005), El amor es mucho más que una novela de 500 páginas , novela breve (2008), El curandero del amor, novela (2006), 1810. La revolución vivida por los negros, novela histórica (2008), Idalina, historia de una mujer sudamericana, novela breve (2009),  El Rey de la cumbia contra los fucking Estados Unidos de América, relato (2010), Pulgas y cucarachas, relato (2010), Sexibondi, novela (2011), La culpa es de Francia, novela (2012).
Fue traducido al portugués, alemán, francés e inglés.



jueves, 30 de marzo de 2017

Poesía actual, Venezuela: Francisco Catalano


Francisco Catalano
























 Apoyé mi mano a un hueco
y el hueco me sostuvo:
no hay nada más duro que un vacío

yo no intentaba llenar nada
ni expandir la nada que ya había
mucho menos conquistar o barajar
una ausencia antologable

yo sólo me apoyaba, tan así
que aun palpita en mi palma lo inasible
como el ruido de un río que no veo

ahora todo lo que toco es vacío,
la piel de mi mano es la del hueco
y ya no tomo lo que tomo de las cosas
sino lo que no tomo, sus espaldas

¿será la espalda de la espalda este poema?

*

Creo en la plasticidad de los conceptos
cuyo elástico coloreo danzante
enfatizado en mis días vivifica
la obtusa salvación del pensamiento

o, sin más,

el obtuso pensamiento de salvarse
que más que desamparo me recrea
en un cielo voluptuoso donde río
el llanto juguetón de ser un hombre

Prefiero ser un eso
innombrable y alumbrado
antes que un nombre

aunque falte la ficción de ser un alguien
una máscara falaz que detonar
para abrir nuestro ser de cara al viento
para ser eso que somos cuando somos
y que no sabe nombrar porque no puede
nuestro nombre, apellido o sobrenombre

*

No. No fuiste tú. Fue la otra tú en mí.

la tú desmetaforizada en los pilotes de mis grietas
la tú hongo: fruto húmedo de mis resquicios pútridos
la tú látigo oral: coca del perro de Pavlov
la tú postre yunque: cómodo beso ácido
la tú cálido clítoris capado
la tú auditora de facturas milenarias
la tú gorda iracunda de ingle hedionda
la tú ciega voraz: flor carnívora de luna
la tú hilito frágil jurándose tan sólida
la tú espejo roto versus espejo roto
la tú desbarrancada toda, pero en tu silla
                                                …en fin
No. No fuiste tú. Tú casi ni fuiste.
Yo te comí porque ya eras mi hambre.

*

Día a día
pendula una mandíbula desgajada
queareniza sobre mis ojos,
entre mis manos,
laconcretud de mi nombre

¿Vivir –o mejor dicho: no matarse–
será soportar esta brecha
con un café ataráxico
en el combate de la espera?

¿Vivir –o mejor dicho: estar vivo–
no será pedir la cuenta del café e irnos
habiendo saciado ya
la sed fija de la luz?

¿No es día a día que
como el tiempo pasan nuestros cuerpos
como cuerpos pasan nuestros sueños
como sueños pasa nuestra vida?

Sí, hemos sido un poema atravesando olvidos

*

Por aquí pasaron
las lagañas, los tic, las ojeras,
los insomnios, comiquitas,
lalunchera perdida, el mérito a la lectura,
las frutas nuevas, los gritos en la sala,
la ventana rota del hermano ebrio,
la litera, la litera de arriba,
las pantaletas en la ducha,
el balanceo en la reja, su charla, el balón,
el patio, las barras, las planchas,
las conchas de fruta en la sobremesa,
el orden histérico, la misa, la velita,
elpiedrero ebrio gritándole al cura en la puerta de la misa,
el cura que lo ignora,
el paso lento de mi padre:
“Vayan, ya los alcanzo”;
el crucigrama de los domingos,
el amolador, las arepitas dulces,
la pijama, el hueco del colchón,
elWhampole, la emulsión de Scott,
elsustagen, el supersustagen, el café,
la piña colada tras el entrenamiento,
el club hípico, las deudas, la lotería,
los cuadernos de caligrafía,
las tareas, las tareas en vacaciones,
los dos goles olímpicos, el ángulo, la trenza del empeine,
los tacos traqueteando el calentamiento en el cemento,
la tierra compacta por la lluvia de anoche,
el aire pegostoso, el espejo al final del pasillo,
el cuarto de hombres, los gritos y más gritos,
la escritura quemada, la desvelada, la mañanera,
el mañanero, el subrayado hambriento,
la ventana sin rejas, y las rejas, y la cota,
y el guarataro al final, y la sala,
y los muebles púrpura de mi abuela,
y mi afonía histórica, y mi largo desierto,
y mi ruido blanco en cataratas por las paredes,
y ¡plop!, y Feliz año, pon la radio, ¡Bendición!,
¡Bendición! Dios me lo bendiga,
que el Espíritu Santo te ampare y proteja,
y que la Virgen María te cubra con su manto:
ya es 1° de Enero, Chao, no se preocupen, ustedes vayan…

Yo paso la llave

Yo tranco la puerta

*
                                                                                                                                                                        

Francisco Catalano (Caracas, Venezuela, 1986)Poeta, comunicador socia le investigador. Ha publicado de manera independiente el Libro 0 y Libro 1, la primera entrega de su obra poética que consta de un solo volumen de poesía, titulado: l (Caracas: 2010). Poemas suyos figuran en las antologías: 4M3R1C4 2.0: Novísima Poesía Latinoamericana (Universidad de Nuevo León, Monterrey, 2013); Voces Nuevas 2005-2006 (CELARG, 2007); y La Imagen, el Verbo (UCAB, 2006). Los poemas acá presentados pertenecen al Libro 3, libro con el que fue galardonado con el Premio de Poesía Fernando Paz Castillo, en su XXI edición.